Regemat 3D es una de las empresas españolas pioneras en la tecnología de la bioimpresión 3DEspaña, a la cabeza en el desarrollo de tecnologías de bioimpresión 3D de tejidos

Las nuevas tecnologías están emergiendo con fuerza en los hospitales de referencia españoles. La impresión 3D y la bioimpresión 3D de tejidos son algunas de las que están llamadas a ocupar el día a día de los hospitales del futuro. Tratamientos más personalizados, más específicos, y con mejores resultados ayudarán a mejorar la calidad de vida de los pacientes y también a reducir tiempos y costes para el sistema sanitario español.

La bioimpresión 3D se basa en la utilización de la impresión 3D de biomateriales y biotintas cargadas con células imprimiendo tridimensionalmente una matriz donde las células se comportan de forma similar a como lo hacen en un organismo. ?Hay un amplio abanico de tecnologías de bioimpresión, unas con más resolución otra con menos, diferentes tipos de biomateriales y aplicaciones, son procesos muy diversos pero el objetivo común es el mismo, replicar las características de un tejido u órgano? comenta el ingeniero José Manuel Baena, fundador de la empresa española Regemat 3D que provee de este tipo de tecnologías a centros de investigación en más de 20 países.

Bioimpresión de matriz de colágeno para aplicación en cartílago, realizado por la plataforma de ingeniería de tejidos y bioimpresión 3D del Hospital de la Paz.

Desde el desarrollo de córnea, los modelos tisulares para desarrollo de fármacos, la impresión de piel, de tejido cardiaco, cartílago y hueso son algunas de las aplicaciones actuales de estas tecnologías. ?Lo que imprimes no es en sí un tejido. Es una matriz con células, pero estas se comportan tridimensionalmente de forma similar a como lo hacen in vivo. La biología celular es compleja, y replicar al máximo su entorno es crucial para que su comportamiento sea el idóneo, y esto se mejora mucho utilizando la tridimensionalidad que te aporta la impresión 3D. Tras el proceso de impresión luego viene otra parte muy importante que es conseguir por medio de estímulos que las células generen la matriz extracelular correspondiente para que el tejido sea funcional. Esta parte se realiza en birreactores. Es como hacer una paella, necesitas elegir los ingredientes adecuados, pero no solo es esto, el proceso de preparación es igual de importante, tienes que tener muchos parámetros en cuenta para que los resultados sean satisfactorios. Todavía queda mucho trabajo por hacer y no es cierto que seamos capaces de hacer ya órganos funcionales que puedan ser implantados, pero las bases están puestas y el desarrollo está siendo cada vez más rápido?, explica Baena.

Estas tecnologías están encontrando una gran aceptación en el ámbito de la investigación y previsiblemente en los próximos años se obtendrán nuevos tratamientos para regenerar lesiones y en un futuro más lejano órganos complejos para reducir las listas de espera en pacientes que requieren de un trasplante. Además, están siendo usadas para generar modelos tisulares para probar fármacos, acelerando el tiempo de desarrollo y reduciendo la experimentación animal. Algunos organismos independientes pronostican el crecimiento de la industria de la bioimpresión hasta más de 4.000 millones de euros en 2025.Sistema de bioimpresión V1 de Regemat 3D.Regemat 3D, empresa con sede en el Parque tecnológico de la Salud de Granada, es una de las pioneras en el desarrollo de tecnologías de bioimpresión 3D y cuenta con usuarios en más de 20 países. La empresa española cree en las ventajas y el potencial de la tecnología, así como en sus innumerables aplicaciones, pero aún hay mucho trabajo por hacer e hitos por resolver. Es el momento de investigar aún más en esta área, están en su momento más álgido y durante el último año han aumentado considerablemente el número de soluciones y resultados publicados relacionados con nuevos desarrollos. ?Hablamos con los investigadores, nos cuentan qué tipo de células y biomateriales quieren hacer, y cuál es el objetivo final de su proyecto y les desarrollamos una solución adaptada a sus requerimientos, un sistema de bioimpresión y software específico, y luego son ellos los que realizan la investigación y nosotros les ayudamos a que puedan obtener los mejores resultados. También conectamos a investigadores de diferentes países para que colaboren, intercambien ideas y puedan pedir proyectos conjuntos para obtener financiación?, cuenta Baena.

José Manuel Baena, además de fundador y CEO de Regemat 3D, ,es también fundador de BRECA Health Care compañía especializada en el diseño, fabricación y comercialización de prótesis e implantes a medida desde el 2011 y una de las primeras compañías en todo el mundo en implantar un implante impreso en 3D. Baena apuesta por la combinación de impresión 3D de dispositivos médicos sintéticos hechos a medida y estructuras bioimpresas para regenerar una lesión.

?En el pasado, si querías hacer una reconstrucción con biomateriales que se biodegradan, la geometría y el rendimiento de los dispositivos médicos lo restringían. Ahora, con la impresión 3D, es posible ofrecer una solución personalizada que combine un dispositivo médico sintético de titanio o polimérico, con uno biodegradable, incluso pueden contener células autólogas (propias) del paciente para mejorar la regeneración. Siempre hay que aclarar que, actualmente, incluso si se pudiera crear en el laboratorio un tejido funcional, la integración con los tejidos circundantes no ocurrirá instantáneamente, pero un dispositivo médico sintético hecho a medida ayudará a mantener la estructura y promoverá la integración del tejido vivo bioimpreso. Hay muchas oportunidades y aplicaciones de bioimpresión e impresión 3D a corto plazo, utilizando o no células vivas ?, según Baena. Además el ingeniero coordina la Plataforma de Ingeniería Tisular e Impresión 3D (PITI3D) del Hospital Universitario de La Paz, en la cual se utilizan las tecnologías de impresión 3D para mejorar los resultados de los cirujanos y se están desarrollando nuevos tratamientos basados en la bioimpresión 3D de tejidos.

Detalles de jeringa refrigerada, jeringa bicomponente y sistema de fotocurado de luz ultravioleta del sistema de bioimpresión V1.

?Hay otras compañías de bioimpresoras que venden este tipo de máquinas ?fabricadas en serie? y afirman que con un sistema se pueden imprimir muchos tejidos diferentes. Esto no es verdad y mucho menos en el caso de órganos más complejos. La bioimpresión 3D es el conjunto de una amplia gama de tecnologías, no solo una. Si un investigador quiere innovar, quiere crear cosas únicas, necesita una bioimpresora única que cumpla con sus necesidades reales y genere resultados novedosos. Una bioimpresora no es un microondas. Además la maduración del tejido es crucial, es necesario trabajar también con bioreactores que repliquen las condiciones de la lesión que queremos regenerar?, apunta Baena.

Por ejemplo en la facultad de medicina de la Universidad de Sidney han conseguido regenerar en el laboratorio tejido cardiaco necrosado, es decir recuperar tejido muerto tras un infarto. En México estamos preparando un ensayo clínico) para regenerar lesiones de cartílago a partir de una resonancia magnética. El campo de aplicaciones es enorme. El futuro prometedor pero todavía queda mucho por hacer.

?No es fácil desarrollar esto desde Granada, en Andalucía tenemos seguramente la peor administración para desarrollar proyectos tecnológicos, pero lo bueno es que contamos con muy buenos ingenieros y grandes investigadores en la comunidad y el país. Somos referentes en calidad de vida y en nuestros profesionales sanitarios y estamos liderando el desarrollo de la bioimpresión 3D de tejidos. España tiene que apostar por esta rama de la ciencia y tecnología ya que es una industria que va a crecer muchísimo en los próximos años?, en palabras de Baena.Impresión de scaffold en PLS con inyección de biotinta inmerso en medio de cultivo.

» Publication Date: 30/04/2019

» More Information

« Go to Technological Watch




This project has received funding from the European Union's Horizon 2020 research and innovation programme under grant agreement Nº 737882.

Contact

València Parc Tecnológic - Gustave Eiffel, 4 - 46980 Paterna - Valencia, SPAIN
+34 96 136 60 40 - fibfab@aimplas.es