Falda impresa en 3D totalmente personalizable y sin desechos

La impresión 3D ha recorrido un largo camino en los últimos años y está comenzando a encontrar su lugar en las aplicaciones comerciales. La primera industria revolucionada por la tecnología es quizás la última que imagina: la moda. Julia Daviy , una pionera de la moda, ha anunciado el lanzamiento de la primera falda impresa en 3D personalizable digitalmente, disponible en su portal en Internet: juliadaviy.com .

En el proceso, ella expuso las condiciones para una nueva era en el diseño y fabricación de ropa, que promueve la justicia económica y la responsabilidad ambiental. Los clientes tienen control total sobre el patrón, el estilo, el color, la cintura y el forro de sus faldas. Daviy y su equipo utilizan esta información para crear un modelo digital de la falda, que luego se fabrica 
en una impresora 3D a gran escala con filamentos 100% reciclables y un proceso sostenible que no produce desechos, todo inventado y patentado por la propia Daviy. La entrega suele tardar diez días.

Daviy no pretendía revivir una industria entera. En cambio, su experiencia como miembro del sector de tecnología limpia la alienta a reenfocar su sector de la moda hacia líneas más justas y equitativas. Mientras trabajaba para una compañía de energía renovable, estaba cada vez más interesada en los medios económicos y ambientales irresponsables de confeccionar la mayoría de las prendas de vestir. 

Su primera línea de ropa deportiva estaba hecha completamente de telas orgánicas, pero Daviy estaba buscando un modelo más completo, una alternativa al statu quo de la moda. Intrigada por la promesa de la impresión en 3D, estudió tecnología de impresión en 3D en la Universidad de Illinois antes de producir su primer artículo flexible y portátil, ropa impresa en 3D en 2017.

En los años siguientes, Daviy experimentó con diferentes técnicas de impresión, trabajó con fabricantes en las especificaciones de diferentes filamentos y amplió su propio vocabulario de diseño. Sus años de intenso  esfuerzo culminaron en un giro sensacional en Nueva York en la Semana de la Moda 2018.

Pero su meta más exigente era la que acababa de alcanzar. Producir un vestido único, después de todo, es una tarea que el equipo de Daviy puede manejar solo. Pero hacer ropa impresa en 3D comercialmente significaba racionalizar y estandarizar cada paso de un proceso que anteriormente era innovador y experimental.

" Comencé a experimentar con la impresión 3D porque creo que en esta época de cambios radicales y desafíos globales la gente necesita ropa absolutamente nueva ", dice Daviy. "  El primer paso es simplificar la  personalización digital e impresión 3D de prendas blandas y portátiles. Lo hemos logrado y creo que los consumidores responderán. Una vez que presentemos esta tecnología al público en general, planeamos utilizar la impresión 3D para crear prendas inteligentes que integren aún más la tecnología en el diseño y la función de nuestra colección", ha añadido.

" Nuestro objetivo nunca ha sido demostrar la viabilidad de la ropa impresa en 3D y no cambiar nada ", dijo. "  Habremos tenido éxito cuando nuestra ropa hermosa, cómoda, ética y ecológica sea la norma. Las innovaciones que hemos hecho en la producción y el lado de la comercialización de la ecuación son tan importantes como los avances tecnológicos que hemos tenido hasta ahora", concluyó.

» More Information

« Go to Technological Watch




This project has received funding from the European Union's Horizon 2020 research and innovation programme under grant agreement Nº 737882.

Contact

València Parc Tecnológic - Gustave Eiffel, 4 - 46980 Paterna - Valencia, SPAIN
+34 96 136 60 40 - fibfab@aimplas.es